De la Era Industrial a la Era de la Información

Estamos viviendo el tránsito de la “Era Industrial” a la “Era de la Información”, nuestra economía actual se está convirtiendo en la economía de la información.

 taylorismo  Era_Informacion

La Era Industrial

(Producción y Distribución en Masa)

La Era de la Información

(Producción y Distribución en Redes)

La “Era Industrial” se basó en la producción a gran escala, mientras que la “Era de la Información” se basa en la comunicación y la información, también a gran escala.

Esta traslación viene inserta en cuatro grandes períodos del capitalismo.

En primer momento, la Era Industrial ó Capitalismo Mercantil de los siglos XVI y XVII, se introdujeron nuevas formas más flexibles de dinero y una nueva concepción moderna de la propiedad privada, pues en la Edad media occidental el mundo feudal estaba organizado jerárquicamente, donde la iglesia y la nobleza eran los representantes divinos, lo que les confería la posibilidad de administrar la propiedad divina en la tierra, junto con la fuerza de las armas.

Sin embargo, la concepción moderna de la propiedad implica una pertenencia exclusiva sobre las cosas externas del mundo con exclusión total de ese derecho a otro individuo[6], esta nueva visión proviene de la Inglaterra del siglo XVI, donde se produjeron las primeras acciones de cercar las tierras modificándose, en ese momento, el anterior concepto de propiedad, defendida por el filósofo ingles Jonh Locke, quien explicitó que la propiedad era un derecho natural aunque limitado por la capacidad de cada hombre para cultivar su propia tierra. En el siglo XVII, el economista escocés Adam Smith abordó la idea de la posibilidad del intercambio de la propiedad, y ya con la Revolución francesa se produce una ruptura con la anterior propiedad divina y feudal para hacerse más extensible y abarcable.

En un segundo momento, en el Capitalismo Industrial o la Era Industrial, que le sigue, se caracterizaba por el uso de unas determinadas materias primas como carburantes, fósiles, metales o minerales y por la producción y la acumulación. En la constitución de la Era Industrial se eliminaron las formas anteriores de vida artesanas, sustituyéndolas por fábricas con control exterior, los artesanos autosuficientes tuvieron que convertirse en trabajadores asalariados y quedaron excluidos del control de la producción mediante la introducción de la división del trabajo. Además, al mismo tiempo, se propagó una ética del trabajo que contribuyó a organizar la propiedad y a diferenciar las clases sociales. Con la primera revolución industrial y con el nacimiento de la fábrica y de la industria se requerían grandes necesidades de contabilidad, para tener conocimiento de las pérdidas, ganancias, almacenamiento y compras. Además, el Capitalismo Industrial ó moderno, frente al Capitalismo Mercantil, se caracterizó por el auge de la propiedad privada y su intercambio, y por el asentamiento de una clase social burguesa de comerciantes, propietarios, profesionales frente una aristocracia en decadencia y un proletariado de desposeídos, y también por una nueva concepción de la realidad que articuló un consumo a gran escala, junto con la preservación de la propiedad privada con todos los valores que la arropaban. En el siglo XIX también distintas burguesías nacionales conformaron y consolidaron una estructura de estado que va a requerir un mayor conocimiento de la sociedad a organizar como la situación demográfica, económica y sanitaria[7], hasta llegar a la estructura básica del sistema capitalista de inicios de siglo XX, que va a estar conformada por la producción, el comercio y los servicios.

En la tercera etapa siguiente, con el Capitalismo Financiero se ha desmateriali-zado el capital y también se ha desmaterializado el dinero. Hoy el dinero ya es casi inmaterial con las transacciones y las tarjetas de crédito, y con el denominado dinero electrónico. Además, se ha transformado la antigua idea del ahorro por la nueva idea de deuda o crédito, lo que era el pilar de la pequeña propiedad privada se ha transformado en el Capitalismo Financiero.

Finalmente, en la cuarta etapa, el Capitalismo Financiero se ha trasformado en informacional y digital, también denominado Capitalismo del Conocimiento[8]. Ya que tiene un carácter digital tanto su sistema de producción, circulación y acumulación de conocimiento. El capitalismo está sustituyendo los mercados por las redes, las nuevas materias primas no son solo los datos[9], sino que se trata de una nueva economía de conocimientos. Los mercados, el dinero, el capital ya son digitales, son paquetes de datos, de información y de conocimiento. La antigua economía basada en la industria se dirige hacia la nueva economía basada en los servicios, además de una traslación de los contenidos físicos hacia la información. Se tiende a mercantilizar el tiempo con todo tipo de productos en línea, e igualmente queda mercantilizada la vida afectiva de parentesco y cultural, que es relegada y empieza a ser sustituida por unas nuevas relaciones mercantiles y experiencia humana queda mercantilizada y donde el gran producto económico va a ser la información electrónica. Se tiende, cada vez más hacia una destitución de los contenidos y propiedades físicas, hacia un papel predominante de los servicios.

Muchas empresas hoy regalan el producto, pues verdaderamente de donde obtienen beneficios es del cobro del servicio. Así operan las industrias de las tecnologías de la información y de la comunicación, pues, en la economía en forma de red prima mas el servicio que el producto. La economía global está dominada por una red electrónica de comercio y comunicaciones. “El carácter físico de la economía se reduce. Si la era industrial se caracterizaba por la acumulación de capital, transformación de recursos en productos y en la propiedad física, en la nueva era lo estimable son las formas intangibles de poder que se presentan en paquetes de información y en activos intelectuales. El hecho es que se avanza en la desmaterialización de los productos físicos que durante largo tiempo fueron la medida de la riqueza en el mundo industrial”. Se converge hacia a la constitución de una economía de la información o el tránsito del capitalismo industrial de la propiedad al capitalismo de la información.


[6] RIFKIN, J. Op. cit., p. 112
[7] MANACORDA, P.Op. cit., p. 32
[8] TERCEIRO, J.B. ; MATÍAS, G. Digitalismo. El nuevo horizonte sociocultural.- Madrid :Taurus, 2001, Al capitalismo del conocimiento prefiere denominarlo digitalismo., p. 260
[9] RIFKIN, J. Op. cit., p. 97

Para mayor información sobre el tema, clic aquí.

Del capitalismo de la producción industrial se ha pasado al capitalismo de la representación digital, donde el entorno del ciberespacio va acaparando e incluyendo todas estas experiencias de vida.